Inicio
como llegar contactar

Aldeavieja

Historia

Ayuntamiento

Tablón Municipal

Población

Economía

Gastronomía

Flora y Fauna

Fiestas y Tradiciones

Álbum de imágenes


Tradicionalmente la economía de Aldeavieja ha sido de subsistencia, basada en la agricultura, la ganadería, el cultivo de pequeños huertos a la orilla del río Tormes, y la cría de animales para el consumo: cerdos, gallinas, cabras, conejos, etc.

A pesar de sus escasas condiciones para la agricultura, muchos terrenos se roturaron en épocas pasadas, para dedicarlas al cultivo, sin preocuparse demasiado del monte del que se obtenía leña y alimento para el ganado. Por ello, es frecuente ver amplias calvas entre los encinares que verdean en el reseco pasto del suelo, solo verde en la primavera. Este paisaje inspiró a Antonio Machado que dedica un poema a “Las encinas” cuya primera estrofa dice así: “Encinares castellanos/ en laderas y altozanos,/ serrijones y colinas/ llenos de oscura maleza/,/ encinas, pardas encinas;/ humildad y fortaleza”. Miguel de Unamuno canta también a la encina en su poesía: “¡Y si vieras/ qué brazos/ los de su raigambre/ que hunde/ sus miles dedos/ bajo tierra!/ Unos brazos/ que agarran la tierra,/ con sus ramas altas/ agarran el cielo”.

Cultivo de Legumbres

Hasta los años sesenta se cultivaban amplios espacios, principalmente de cereales, centeno y algo de trigo. En los huertos se cultivaban patatas, tomates, lechugas, cebollas, fréjoles, alubias, coles, garbanzos, etc. tanto para el consumo propio como para el ganado. Algunos árboles frutales como el manzano, el peral, la higuera, La ganadería se criaba en las amplias zonas de pasto, en régimen extensivo. Abundaban el ganado bovino (para la producción de leche, cría de terneros y para el trabajo), ganado lanar (leche, corderos y lana), cabrío (leche y cabritos) y cerdos para la reproducción y para el consumo familiar.

En la actualidad, la agricultura prácticamente ha desaparecido, dedicándose a pastos la práctica totalidad del término, dedicado a la cría de ganado vacuno especialmente de la raza morucha, avileña y charolés. Únicamente existe ganado vacuno de cría y de carne, y vacas lecheras, habiendo prácticamente desaparecido el ganado vacuno de trabajo, que hasta hace no más de cuarenta años tenía gran importancia. También han desaparecido las vacas destinadas a parir y criar los becerros que a los tres o cuatro años se convertirían en espléndidos bueyes, que se vendían a los labradores de la Tierra de Alba, de la Armuña, de la Pequeña Armuña, del Campo de Salamanca, de la Tierra de Ciudad Rodrigo, de las Villas, o por tratantes que los venderían después en Zamora, en Ávila, o en Extremadura.

Calle Concepción s/n. 37779. Aldeavieja de Tormes. Salamanca · Tfno: 923 15 05 16 · Centinel